2.8.11

Instituto abandonado en Valencia

Después de hacer noche nos dirigimos a nuestro primer y último destino de la jornada. Al final no nos dio tiempo a más, y con la perspectiva de la kilometrada de vuelta tampoco había para mucho más.

Un desafortunado problema con el GPS hizo que nos costara bastante más tiempo y un par de llamadas dar con el lugar, aunque una vez allí la cosa fue tan fácil como aparcar enfrente, esperar a que no pasara nadie y entrar por la puerta abierta como los que no quieren la cosa.

Las primeras impresiones fueron bastante negativas. Ya nos habían avisado que el sitio había sido bastante reventado, aunque no pensábamos que tanto.

Empezamos por la planta baja, donde suelen estar las zonas más interesantes, pero también las primeras que caen víctimas de los gamberros. De la cafetería quedaba entre poco y nada. Apenas la barra y restos del extractor de humos.



El salón de actos tampoco se libraba, aunque aún quedaban allí un buen montón de sillas, aunque me daba la impresión de que ese no era su sitio habitual.



Lo más irónico era este cartel, todo serio y formal, que en aquellas circunstancias parecía casi un chiste.



Al fondo los restos de la caldera. Los quemadores de estos trastos deben de costar un dineral, porque en cada sitio abandonado donde he visto uno de estos la “puerta” siempre ha desaparecido, y el aspecto suele ser igual que el de este.



Al fondo encontramos los talleres para las clases de Formación Profesional. Una parte de ellos estaba dedicado a clases de automoción. Encontramos manuales de taller de coches viejos, algunas piezas de repuesto y gran cantidad de aceite de motor tirado.



En el taller contiguo también encontramos este torno, que aunque seguro que había tenido tiempos mejores no se conservaba del todo mal.



El otro lugar de la planta baja que más nos llamó la atención fue el viejo gimnasio, hoy reconvertido en improvisado almacén de mobiliario. Un buen número de mesas amontonadas conformaban una especie de castillo o construcción extraña.



En las plantas superiores encontramos todas las aulas. De ellas poco quedaba, y raro era encontrar alguna pizarra o algún elemento que destacara entre ellas. Sólo algunos poster en las paredes servía para intentar adivinar el uso que habían tenido.



Largos pasillos con aulas a los lados, todos muy parecidos. Daba un poco igual encontrarte a alguien con el trípode plantado en mitad de uno de ellos. Bastaba con girar la esquina para encontrarte con otro casi igual para fotografiar. Aunque siempre se podía encontrar alguna sorpresa.


Entre las aulas, los siempre inevitables aseos. Curiosamente no estaban todos tan reventados como suele ser habitual. No sé que tendrán los lavabos, pero suelen ser los que siempre acaban reventados primero. Debe ser alguna pulsión provocada por demasiados "Niño, lávate las manos".



Una de las pocas salas distintas en las plantas altas eran una especie de laboratorios. Del material quedaba entre poco y nada, aunque las paredes de azulejo y las grandes mesas en lugar de pupitres delataban su antiguo uso.



Lo cierto es que el sitio estaba de lo más reventado. Busqué por todas partes unas viejas máquinas de escribir de las que me habían hablado, pero no aparecieron por ninguna parte. Ni siquiera hechas pedazos, como suele ser lo habitual. Una pena.



Otras visiones nuestra “quedada”:


La decadencia de la educación
, en El tiempo abandonado.

Educación Valenciana, en Naturaleza Muerta.

EnlaceAbandoquedada 2, en Máquinas y escombros.

Y un par de afortunados que vieron el sitio en tiempos mejores:

El centro inocente, en Territorio Abandonado.

Instituto, en La Brujula de los Abandonos.

Por último, una mención especial sobre ese finde de locos que pasamos juntos, en el que veréis fotos de los últimos tres post que he colgado aquí. Las fotos las hizo un gran explorador y mejor persona que por desgracia ya no se encuentra entre nosotros. Fue un placer y un privilegio compartir historias y kilómetros con Alex. Y es una pena que no vayan a ser más.

10 comentarios:

Nyx dijo...

Sigo sin entender, la manía de la gente de destrozar esas cosas ¿Qué ganan?

Anónimo dijo...

Alguien puede decirme exactamente donde esta este lugar. Un saludo

Anónimo dijo...

Me gustaria saber donde queda este lugar, me resulta bastante interesante, soi mui aventurero.
por cierto bonita web amigo felicidades

Anónimo dijo...

Somos un grupo de gente respetuosa, no mas de 10 personas, que busca lugares abandonados para jugar al airsoft.
Me encantaria saber localizaciones para ir a pasar alguna mañana jugando al airsoft. Somos respetuosos y cuidamos los lugares a los que vamos, nos interesa a nosotros mas que a nadie que duren estos sitios. Gracias

Iris dijo...

Hola, me gustaría conocer la dirección exacta de este lugar. Ya que me gusta conocer lugares abandonados. gracias

Anónimo dijo...

Donde se encuentra este lugar? Gracias de todas formas.

La zona oscura dijo...

Hola somos un grupo que nos gusta la exploración urbana,somos de V
alencia y nos gustaria saber concretamente donde se encuentra este lugar. Gracias

Anónimo dijo...

hola me gustaria que pusieras un comentario diciendo donde esta ese sitio x que yo estoy buscando sitios para explorarlos. gracias

Anónimo dijo...

la zona oscura si quieres un siti abandonado q para mi gusto esta bien yo se barios
si conoces el pavellon de la fuente san luis veras un parquing al lado del panteon entren y sigan recto o si no miren el google maps y busquen x la zona que lo encontraran es un sitio q tiene 2 plantas subterraneas y 3 pisos de altura lo unico tengan cuidado al subir
tengan suerte y ojala lo encontreis

la zona oscura dijo...

no se donde me dices